Aclaración sobre el caso de Lego

El día 7 de Julio sufrimos la perdida de Lego, una gata que habíamos dado en adopción, si cualquier perdida es terrible esta en concreto fue doblemente dolorosa al saber que había sido eutanasiada sin el consentimiento de la propietaria debido a que el veterinario donde fue llevada por la persona que la rescató no busco su chip en una de las dos bases de datos que existen para la identificación de los animales de compañía en Catalunya. No pudimos despedirnos de ella y eso nos dolió, nos dolió tanto que iniciamos una campaña con la intención de resaltar esta problemática! y nos equivocamos. Elegimos mal las palabras y con ello hemos llevado a equívocos que lamentamos y queremos aclarar.

 

El Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya (CCVC) es ajeno a los acontecimientos. Las acciones de un individuo no deben de ser recriminadas al resto del colectivo de profesionales con el que trabajamos codo a codo, lágrima a lágrima y a los que respetamos y admiramos inmensamente.

También queremos aclarar que el CCVC no boicotea la existencia del ANICOM ni ha desinformado a los colegiados que ejercen en Catalunya y que con su trabajo día a día ayuda a que sus colegiados tenga la información y herramientas que necesitan en el ejercicio de su profesión. 

DEGATS VOLVERÁ A ESTAR EN LA FIRA DE LA TERRA ESTE 2016!

                               ¡DEGATS CUMPLE 5 AÑOS!

 

 

MANCHI. Una historia de amistad y esperanza.

Manchi: de gata tímida a compañera de aventuras.

 

Me llamo Laura y soy la amiga y compañera de Manchi. La primera vez que vi a Manchi fue a través de una publicación de Facebook, yo había estado cuidando durante cinco meses a una gata perdida y recientemente habíamos encontrado a su dueña por lo que acababa de quedarme sóla. Entonces vi a Manchi.

 

En la foto que se mostraba de ella en internet se le veía una gata miedica pero se le adivinaba un buen corazón, tenía unos ojos muy bonitos, la mirada cariñosa y cara de buena. En la publicación contaban que sólo era apta para un adoptante bueno, que ella era muy tímida y poco sociable y que tenía miedo prácticamente a todo ser vivo.

 

En un principio intenté resistirme a adoptarla ya que mi situación en la vida tampoco era muy estable y simplemente compartí la publicación. Pero pasaba el tiempo y de vez en cuando iba viendo como volvían a compartirla.

 

Un día mandé un mail para preguntar por ella, ya que se aceptaba también una acogida temporal. Raquel me contestó muy contenta y me preguntó con mucha ilusión si estaría dispuesta a adoptarla si todo iba bien entre nosotras. Yo le dije que sí, pero que quería probar primero para hacer las cosas responsablemente ya que también tenía que contar con que se adaptara a mi nueva vivienda compartida. Raquel me explicó que había que tener paciencia con ella porque era muy miedosa y que iba a ser difícil y me dio algunos consejos para comenzar nuestra amistad gatuna.

 

Cuando Manchi llegó a casa se metió debajo de la cama y estuvo en estado catatónico casi dos días. No reaccionaba a los estímulos y ni siquiera movía las pupilas cuando movías juguetes o cualquier cosa ante su cara. Sólo salía a comer y beber y a sus necesidades básicas cuando se quedaba sóla.

 

Al cabo de unos días dejó el estado catatónico y salía timídamente a mirar pero en cuanto me veía se escondía debajo de la cama y así estuvo unos dos meses. Yo ni siquiera la miraba para que no se sintiera intimidada, le cambiaba las piedras y le ponía agua y comida, confiando en que ella sociabilizaría por si misma poco a poco.

 

Un día se me ocurrió ir acercándome a ella ofreciéndole chuches de malta en mi mano. Ella salía a comérselas y se volvía a esconder, pero así conseguí que cada vez saliera más rato y que se acercara más a mí.

 

Casi llevábamos seis meses juntas cuando me dejó acariciarla un día y casi un año cuando por primera vez ronroneó. A mí, fueron progresos que me hicieron inmensamente feliz porque por fin quería decir que ya éramos amigas y que confiaba en mí.

 

Desde aquel primer ronroneo ha evolucionado mucho. Empezó a subirse a la cama conmigo a ratitos, al principio a los pies de la cama, poco a poco más arriba y más pegadita. Empezó a pedir su sesión de mimitos cada noche y sus chuches de después de la cena maullando con tono de exigencia cada día.

 

Siempre ha sido juguetona pero de repente empezó a aceptar jugar conmigo, no siempre, pero sí alguna vez.

 

Cuando más a gusto parecía estar tuve que mudarme de ciudad. El viaje parecía complicado y todo el mundo incluso la veterinaria me dijo que habría que tener paciencia de nuevo porque el cambio de casa le iba a afectar mucho y que quizás hubiera un retroceso. Yo estaba super asustada y apenada.

 

Hizo el viaje medio dormida con unas pastillas que me dio el veterinario, previamente había estado tratando de que le cogiera cariño al transportín poniéndole su comida dentro durante un tiempo.

 

Cuando llegamos a nuestro hogar definitivo Manchi estaba muy asustada por el viaje y también enfadada y recelosa. Pero contra todo pronóstico el enfado le duró sólo un día y un par de días después ya disfrutaba de sus paseos de expedición por la casa, reconociendo el nuevo terreno. Se ha adaptado rápido y se le ve super feliz, sigue siendo una gata miedosa ante cualquier ruido imprevisto o ante cualquier visita de gente desconocida para ella, pero conmigo cada día es más cariñosa y cada día se le ve más feliz.

 

Es una compañera ideal, buena, dulce, cariñosa, habladora… La verdad es que me hace muy feliz y creo que yo también a ella, nos complementamos, nos acompañamos y no nos molestamos.

 

Manchi es la prueba de que ningún gato ni animal en general es un caso perdido, ningún animal es de la calle, todos quieren una familia y un hogar. A veces les cuesta más adaptarse pero sólo necesitan tiempo, espacio y cariño, porque en el fondo ellos quieren hacerlo. Conforme los ves avanzar vas sintiéndote tú también mucho mejor, es una experiencia única y enriquecedora que nunca defrauda.

 

Espero que haya muchos gatos como mi Manchi que encuentren un hogar, porque ellos también se merecen ser queridos.

 

 

Gracias a todo el equipo de Degats de parte de Manchi y de mi parte!

 

Venta ilegal de mascotas

Una lacra en nuestro país

Hace aproximadamente un mes la Guardia Civil detuvo a varias personas en España acusadas de tráfico ilegal de mascotas. Se trata de casi 600 cachorros que fueron confiscados y habían sido introducidos de forma ilegal provinientes de la República Eslovaca.

 

En DeGats estamos en contra de la venta de animales en general y de cachorros en particular, vengan de un negocio legal o no, para nosotros no hay diferencia. Es muy triste que se comercie con seres vivos como si fueran zapatos, que haya gente que los pueda comprar por capricho sin ningún tipo de control y que otros tantos los vendan en condiciones de salud y transporte lamentables.

 

En esta noticia la Guardia Civil da una serie de recomendaciones para comprar desde la responsabilidad. Para nosotros lo responsable no es comprar, es adoptar.

 

Puedes ver aquí la noticia:

http://www.20minutos.es/noticia/2046591/0/

 

El misterio de la gata Juanita

De Canarias a Escocia!

Hoy os queremos explicar la historia de esta gata que nos ha llamado la atención. Se llama Juanita y apareció en un garaje de la ciudad de Aberdeenshire en Escocia. Al ver que era sociable la llevaron al veterinario y han descubierto que su chip está registrado en Fuerteventura, en las Islas Canarias.

 

Están haciendo lo posible para encontrar a su familia y en caso de que no aparezcan o no se hagan responsables, se quedará a vivir allí con una familia escocesa. Imaginamos que alguien se la llevó de viaje y la perdió así que os preguntamos, serías capaz de volver sin haber encontrado a tu gato?

 

Puedes leer aquí la noticia:

http://www.20minutos.es/noticia/2046379/0/gata-juanita/fuerteventura/escocia/

Brote de panleucopenia

Con un final feliz

Hace un par de semanas tuvimos un brote de Panleucopenia en una de nuestras casas de acogida. Tuvimos a dos cachorros ingresados  que estuvieron en serio peligro de morir. Una de ellas Cowy, una gatita blanca y negra de cinco meses.

 

Siete cachorros más han estado en peligro por lo que hemos tenido que vacunarlos a todos de forma preventiva. La factura veterinaria es bastante elevada, otro motivo más para que colaboréis con nosotros haciendo una donación.

 

La Panleucopenia es una de las enfermedades más temida por los animalistas porque tiene un alto índice de mortalidad, se contagia muy fácilmente, no hay tratamiento y el virus es muy resistente en el ambiente. Por suerte esta vez, Cowy ha conseguido salir adelante y superar un pronóstico grave. En la foto, el feliz reencuentro con su hermano después de muchos días separados.

 

Ha sido una gran alegría para la familia Degats superar este bache.

 

Oscar, el gato biónico

Una segunda oportunidad

Hace unos días hemos descubierto la historia de Oscar, un gatito inglés que a finales de 2010 sufrió un accidente con una cosechadora y perdió sus patas traseras.

 

En una operación innovadora, el Doctor Noel Fitzpatrick, de la clínica Fitzpatrick Referrals  en Godalming, implantó dos patas de metal que se ajustan al máximo a la fisiología de un gato. Por ello, Oscar puede correr, puede saltar y tiene una calidad de vida prácticamente perfecta.

 

Te animamos a ver el vídeo sobre Oscar que sin duda no te va a dejar indiferente. El vídeo está en inglés; el Doctor Fitzpatrick explica que ya han pasado tres semanas desde la operación de Oscar y está totalmente recuperado.

 

Los implantes están conectados al hueso pero, si en algún momento Oscar sufriera un accidente, tienen un punto de rotura en la parte inferior por lo que no podría romperse el hueso. Seguiremos con atención este caso y las posibilidades que se abren para los cientos de miles de animales que pierden sus patas en accidentes o a causa del maltrato.